Reciente Blog

Contra lo imposible ("Ford v Ferrari") - Reseña

por Carl Kozlowski
Thumbnail popcorn

Cada vez es más raro en estos  días que las películas presenten a estrellas del cine que interpretan héroes genuinos, fuera de las películas de cómicos ilustrados. Pero la nueva película "Ford v Ferrari" ofrece una doble dosis de fanfarronería, protagonizada por Matt Damon como el legendario diseñador de autos de carrera Carroll Shelby y Christian Bale como el chofer / mecánico de gran prestigio Ken Miles. La empresa automotriz Ford los reunió para crear el automóvil más rápido del mundo con solo dos meses de anticipación para competir en la versión de 1966 de 
Las 24 Horas de Le Mans, la carrera más difícil del planeta.
 
El objetivo es fabricar un vehículo que pueda vencer al último automóvil deportivo diseñado por los pioneros italianos de las carreras competitivas, Ferrari. Shelby solía competir como chofer, antes de que una enfermedad cardíaca que lo acelera a 130 latidos por minuto lo hace incapaz de participar en competencias. Mientras tanto, Miles ha perdido carreras y quemado las naves repetidamente debido a su mal genio y su voluntad de doblar las reglas para ganar.
 
 
Rivales amistosos se unen en servicio para una causa más grande, ofreciendo una fuerte lección para superar las diferencias
 
Los dos han sido rivales amistosos durante mucho tiempo, pero dejaron a lado sus diferencias cuando la empresa Ford con sede en Estados Unidos está en peligro de quiebra porque sus aburridos y tradicionales autos han caído en desgracia con los conductores más jóvenes en la nueva era de James Bond. Cuando el jefe de Ferrari se burla de los autos estadounidenses de Ford por ser muy inferior e insulta personalmente al director de la compañía, Henry Ford II, el magnate ofrece un cheque en blanco y una libertad casi ilimitada a Shelby para crear un automóvil que pueda vencer a Ferrari en las 24 horas de la Carrera de Le Mans.
 
La carrera requiere que los conductores compitan una pista traicionera de ocho millas continuamente durante 24 horas, siendo el ganador el chofer que cubra la mayor cantidad de millas en ese período de tiempo.
 
Mientras que los dos hombres se unen y prueban innumerables formas de hacer que sus autos de prueba vayan más rápido, con impresionantes tomas de vista de los chóferes de su conducción que son casi tan estimulantes como las imágenes reales de la carrera, se prueban a nivel personal también. Miles tiene una esposa y un hijo que cuidar, y la tensión de largas horas en condiciones peligrosas casi ejerce tanta presión sobre su vida familiar como sus largos años de lucha financiera antes de que Ford lo contratara para este concierto soñado.
 
El dúo dinámico también tiene que soportar los pleitos de la empresa Ford entre el ejecutivo de apoyo y descarado Lee Iaccoca (Jon Bernthal) y el constantemente interferente Leo Beebe (Josh Lucas), quien sigue tratando de sabotear el espíritu inconformista de Miles porque siente que es malo para la imagen tradicional de Ford. A medida que todas estas presiones se unen con el tiempo que esta pasando, el director James Mangold y los escritores Jez Butterworth, John-Henry Butterworth y Jason Keller aumentan la tensión máxima junto con una divertida sensación de romper el sistema para hacer de este un emocionante tributo al espíritu americano.
 
Un director con valores sólidos ofrece una visión positiva del trabajo duro y la vida familiar sólida.
 
Mangold ha sido siempre uno de los directores más interesantes y aclamados de los últimos 20 años, y ha hecho de todo, desde la película biográfica de Johnny Cash ‘Walk the Line’, ganadora del Oscar, hasta el western ‘3:10 to Yuma’, protagonizado por Bale, hasta Hugh Jackman como el superhéroe de Marvel Wolverine en ‘Logan’. A pesar de su amplia gama de estilos, siempre encuentra el núcleo humano de sus historias y eso no es una excepción aquí, guiando a sus protagonistas a través de retratar a hombres que eran más grandes que la vida en sus ambiciones aún profundamente humanas en sus temores y frustraciones en el camino.
 
Damon y Bale están pasando el mejor momento de sus vidas en sus papeles con Damon empleando un fuerte acento de Texas y Bale usando su acento británico natural por primera vez en mucho tiempo. Ver a los dos pelearse y unirse alternativamente mientras trabajan es muy divertido, particularmente cuando los dos se enfrentan brevemente en una pelea divertida mientras la esposa de Miles, Mollie (Caitriona Balfe) observa con exasperación desconcertada. Su apoyo aún preocupado por su esposo, y su vínculo divertido pero afectuoso con su hijo Peter (Noah Jupe), lo convierten en una escena  muy positiva del matrimonio y la paternidad en todo momento.
 
Sin embargo, son más inspiradores que divertidos, ya que sus esfuerzos muestran que, incluso cuando la vida los enfrenta un desafío tras otro, su determinación feroz y su impulso para ganar siempre los mantienen en pie. La combinación del carisma de las estrellas y estos momentos inspiradores hacen de esta una película sumamente entretenida incluso para aquellos que no son fanáticos de las carreras.

Comentarios (0)

Inicio de sesión oRegistro dejar un comentario

Sobre el Autor

Carl Kozlowski

Carl Kozlowski es un comediante católico, crítico de cine y periodista, quien también es el fundador y co-propietario de la estación podcast www.radiotitans.com en Los Ángeles. El hace critica sobre películas para la Agencia de Noticias Católica así como el sitio cristiano Movieguide.org, pero también ha trabajado con salidas seculares incluyendo Pasadena Weekly, Chicago Tribune y Esquire. También ha producido y conducido programas cómicos para obras de caridad de la Arquidiócesis Católica de Los Ángeles y se ha presentado en algunos de los mejores clubs de la nación y con los mejores cómicos incluyendo Dane Cook y Dave Chappelle. Él se esfuerza por encontrar la manera de trabajar con el público tanto cristiano como secular en todas los caminos de su carrera.

Ultimas entradas

Ver todas las entradas de Blog

Archivos